Trabajar demasiado y bajo presión triplica el riesgo de sufrir depresión

Únete al grupo de psicologos | Descarga nuestra App
En una sociedad que premia la productividad y afirma que “tiempo es dinero”, no es extraño que el trabajo se haya sacralizado. Como resultado, trabajamos mucho, durante mucho tiempo y a menudo sometidos a un gran estrés. Eso termina pasándonos factura. Las largas y estresantes jornadas de trabajo suelen dejarnos agotados, de manera que a veces es difícil saber si simplemente estamos cansados o hay algo más. ¿Es agotamiento o depresión? Las investigaciones psicológicas apuntan a que trabajar demasiado, en particular cuando el trabajo nos genera una gran tensión, puede llegar a triplicar el riesgo de padecer depresión. Por ello en este artículo les mostraremos que trabajar demasiado y bajo presión triplica el riesgo de sufrir depresión, recuerda que conoces a personas las cuales estén pasando por problemas relacionados al tema de este artículo, puedes enviarle el enlace de este para que pueda informarse y de alguna manera contribuir a una percepción distinta del trabajo.

Depresión por trabajar demasiado bajo una gran presión

Un estudio realizado en la Universidad de Michigan durante 11 años recopiló los datos de más de 17.000 médicos. Estos investigadores comprobaron que trabajar 90 horas o más a la semana se asociaba a síntomas depresivos. Exactamente, trabajar tanto aumenta tres veces el riesgo de sufrir depresión, en comparación con las personas que trabajaban de 40 a 45 horas a la semana.

Además, un porcentaje más alto de quienes trabajaban muchas horas cada día presentaron puntajes lo suficientemente altos como para recibir un diagnóstico de depresión moderada a grave, una condición lo suficientemente grave como para requerir tratamiento.

Estos investigadores encontraron un efecto de “respuesta a la dosis” entre las horas trabajadas y los síntomas de depresión, con un aumento promedio de los síntomas de 1,8 puntos para los que trabajaban de 40 a 45 horas y hasta 5,2 puntos para los que trabajaban más de 90 horas. Fang, Y. et. Al. (2022)

No es el único estudio que ha hallado un vínculo entre el exceso de trabajo y la depresión. En el Reino Unido, tras analizar a más de 23.000 trabajadores por cuenta propia y ajena, los investigadores concluyeron que trabajar los fines de semana afecta la salud mental. También notaron que las mujeres son particularmente vulnerables ya que la probabilidad de desarrollar síntomas depresivos aumentaba con las jornadas de trabajo excesivamente largas.

La depresión por trabajar mucho y bajo presión no es un fenómeno exclusivo de Occidente. Un estudio realizado en 2019 entre la población activa de Shanghái también reveló una preocupante asociación entre el exceso de horas trabajadas y el riesgo de depresión, apuntando además al un problema particularmente preocupante: “guolaosi” (muerte por exceso de trabajo). De hecho, cada año unas 600.000 personas mueren en China como consecuencia del estrés y el agotamiento. Weston, G. et. Al. (2019)

El justo equilibrio que mantiene a raya la depresión

En la actualidad, las normas sociales y las presiones económicas pueden empujar a muchas personas a trabajar mucho más de lo que su salud mental puede soportar. El deseo de hacer carrera rápidamente o mantener un nombre en el sector también suelen ser alicientes que empujan a los profesionales a hacer horas extra o trabajar los fines de semana.

El problema es que esa línea se desdibuja muy rápido y lo que comienza siendo una excepción puede convertirse rápidamente en la norma, dejándonos exhaustos física y emocionalmente, lo cual le abre las puertas a trastornos como la depresión.

Un equilibrio deficiente entre el trabajo y la vida personal suele terminar cobrándose la factura. Para evitarlo, es importante asegurarse de tener suficiente tiempo para descansar y desconectar del trabajo. Así nuestro cerebro puede tomarse unas vacaciones y el nivel de estrés disminuye.

También se ha apreciado que los pasatiempos pueden ayudar a mitigar los efectos adversos de las largas horas de trabajo y reducir el riesgo de padecer depresión. Mejoran nuestro estado de ánimo, contribuyen a amortiguar la tensión que generan los ambientes laborales y protegen nuestro bienestar mental.

Por tanto, aunque necesites o quieras trabajar, no descuides tu salud mental. Monitoriza tu nivel de estrés y agotamiento para recargar las pilas antes de que sea demasiado tarde. Li, Z. et. Al. (2019)

Fuentes

  • Fang, Y. et. Al. (2022) Work Hours and Depression in U.S. First-Year Physicians. New England Journal of Medicine; 387(16): 1522.
  • Weston, G. et. Al. (2019) Long work hours, weekend working and depressive symptoms in men and women: findings from a UK population-based study. J Epidemiol Community Health; ;73(5): 465-474.
  • Li, Z. et. Al. (2019) Effect of Long Working Hours on Depression and Mental Well-Being among Employees in Shanghai: The Role of Having Leisure Hobbies. Int J Environ Res Public Health; 16(24): 4980.

 

REDACCIÓN WEB DEL PSICÓLOGO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

!Apóyanos¡

Si te gustaron los artículos, te pedimos que nos apoyes siguiéndonos en Facebook, Twitter o Linkedin, así nos ayudarás a llegar a más personas y psicólogos.

error: Contenido protegido